La Federación Internacional de Autoridades Hípicas (IFHA) y la firma Longines entregaron una distinción a la familia Ceriani Cernadas, por la contribución del Haras La Quebrada “a la hípica de Latinoamérica y del mundo”, como señaló Juan Carlos Capelli, alto directivo de la empresa suiza de relojes. Longines e IFHA instituyeron este premio el año pasado, cuando fue reconocida la familia Romanet, una de las más tradicionales del turf europeo.

En un acto que se realizó en durante una fiesta en el Valparaíso Sporting Club, en la semana del Gran Premio Latinoamericano, Louis Romanet, titular de la IFHA, y Capelli, encabezaron la ceremonia en la que María Inés y Hernán Ceriani Cernadas, fueron agasajados.

A continuación, las palabras que se pronunciaron en la noche de gala en la cual, además, se disfrutó de un video que resume la historia de la familia Ceriani Cernadas y también pone de relieve el compromiso de los trabajadores de La Quebrada desde su origen:  

 

Juan Carlos Capelli, Vice Chairman de Negocios Internacionales de Longines:

“Longines ha distinguido a personalidades destacadas de la hípica, como la familia Romanet (de enorme tradición en Francia), la princesa Anne, del Reino Unido; la princesa Zara Aga Khan, los talentosos jockeys Frankie Dettori y Ryan Moore, sólo para mencionar algunos. Queremos dar un premio especial a una familia especial. Junto con la IFHA tenemos el agrado de entregar un reconocimiento a la familia Ceriani, para agradecer todo lo que han hecho por la hípica en Latinoamérica y alrededor del mundo. Gracias y felicitaciones”.

 

Mane Ceriani Cernadas:

“Estamos muy emocionados por lo que significa un premio de esta magnitud. Muchas gracias Juan Carlos Capelli, muchas gracias Louis Romanet. Y ahora, mi hermano, que tiene el don de la palabra”.

 

Hernán Ceriani Cernadas:

“Este es un reconocimiento para nuestra familia, que se hace extensivo a todas las personas que trabajaron y trabajan en el haras con nosotros desde que nuestro abuelo le dio inicio a esto que en su momento fue un hobby y nuestro padre supo convertirlo en una industria, en una profesión, en un verdadero estilo de vida en el cual el trabajo del hombre, junto con su familia, es absolutamente irreemplazable. Sólo el hombre y su familia pueden trabajar en esto desde que el caballo de carrera es caballo de carrera, hasta hoy. Es la cría de caballos uno de los pocos trabajos en el mundo que mantiene ese valor, el de respetar la mano de obra y la labor del hombre. Por eso muchísimas gracias, y quiero destacar el aporte que Longines hace a la hípica mundial y agradecer que haya puesto su visión en Sudamérica. Muchísimas gracias”.